top of page
  • Foto del escritorEditorial (GDR-Transv)

La Taha, un lugar para perderse (que no te puedes perder)

En el valle del río Trevélez, en las laderas de Sierra Nevada, se encuentra este municipio formado por siete localidades que para muchos es el paraíso del senderismo y donde se encuentran los pueblos y paisajes más auténticos y serenos de toda la Alpujarra granadina



La Taha se encuentra dentro del término del parque natural y del Nacional de Sierra Nevada. Este municipio está en la ladera sur de la sierra a unos 1200 o 1300 metros de altitud, dependiendo del núcleo. Una parte importante de su término municipal fue declarada Bien de Interés Cultural, en 2007, incluido en el Sitio Histórico de la Alpujarra Media y la Taha.

Sus orígenes se remontan a la época romana, y en él se encuentran numerosos restos arqueológicos que demuestran su importancia durante período musulmán.


Calle de tinaos en Mecinilla


Pitres (con el anejo de Capilerilla), Mecina Fondales (con los de Fondales y Mecinilla, y capital en Mecina) y Ferreirola (con el de Atalbéitar) fueron tres municipios independientes hasta que, en 1975, se fusionaron en uno solo llamado La Taha, recayendo la capitalidad municipal en el núcleo de Pitres.

Taha es una palabra de origen hispanoárabe que no tiene una traducción clara, ya que se usaba para designar a una división jurisdiccional y administrativa de pequeñas comarcas regidas por la misma autoridad, y con una estructura defensiva para proteger a las poblaciones dependientes.

Los antecedentes se remontan al siglo XIII, pero fue en el siglo XIV cuando esta estructura se afianzó en el Reino de Granada, aunque sólo en la región de La Alpujarra pervivió el nombre hasta el siglo XVIII.


Fuente y lavaderos de Ferreirola


Cuando en 1973 se iniciaron los trámites para la fusión de tres antiguos ayuntamientos se buscó un nombre nuevo, recuperando el de «Taha» para designar a esta pequeña zona con siete pueblos. El actual municipio de La Taha puede ser considerado sucesor de la antigua Taha de Ferreyra, aunque con algunas diferencias. La Taha de Ferreira incluía a los actuales municipios de Pórtugos y Busquístar además del despoblado de Aylácar, hoy desaparecido. Por su parte en el actual municipio se incluye el núcleo de Mecinilla, que en época de la ocupación árabe no aparece mencionado.


La mayor parte del territorio del municipio se integra en el Sitio Histórico de la Alpujarra, y contiene numerosos elementos declarados Bien de Interés Cultural, como los caminos reales o escarihuelas; se conservan varios en las distintas localidades que conforman La Taha, como el de Busquístar, que lleva hasta el Cerro del Conjuro, en Panjuila y Fondales. Por Atalbéitar y Ferreirola pasa la Ruta Medieval de la Alpujarra.

Entre sus puentes destacan el de los Fondales, popularmente conocido como Puente Romano, si bien se ha fechado su construcción entre los siglos XIII y XVI; y el pontón de Juan Pérez, con la peculiaridad de ser de madera.

Otros lugares de interés turístico son: el Aljibe de Campuzano datado del siglo XII, los molinos harineros, el Castillo de Poqueira, la iglesia parroquial de Pitres, devastadas en 1945 con traza del arquitecto Francisco Robles Jiménez sobre el antiguo edificio mudéjar del siglo xvi y la iglesia de Capilerilla, actualmente en ruinas. También tienen interés otros elementos arquitectónicos protegidos, como los tinaos y lavaderos.


Ventana de Atalbéitar

Pitres

Pitres tiene históricamente la responsabilidad municipal de La Taha. Posee una plaza de las más espaciosas y mejor arboladas de la comarca que algunos autores datan de la época romana.

Pitres tiene en su historia una anécdota muy simpática que nos revela el carácter guasón de su gente. En 1905 Natalio Rivas, político liberal candidato a Cortes, vino a Pitres a dar un mitin y en su discurso preguntó al pueblo qué querían, todos contestaron "un puerto de mar".

Desde entonces a este pueblo granadino en plena Sierra Nevada se le concedió un puerto de mar y tiene hasta paseo marítimo.


Imagen aérea de Pitres


La iglesia del Cristo de la Expiración se construyó en 1530. Durante la guerra de las Alpujarras fue quemada por los moriscos, aunque reparada posteriormente. Ya en el siglo XX fue saqueada durante la Guerra Civil y derruida casi en su totalidad. Más tarde fue reconstruida.

Presenta una sola nave con capillas laterales y capilla mayor diferenciada. La portada se dispone en el lateral de la epístola y a los pies se levanta la esbelta torre, con el cuerpo de campanas con los ángulos achaflanados y un vano de medio punto en cada lateral. Todo el exterior está encalado.


Bosque de castaños a la entrada de Capilerilla


Capileirilla, es el núcleo más alto del municipio. Desde su privilegiada situación (más de 1.400 m.) ofrece unas vistas excepcionales de toda La Taha. Aún conserva restos del templo más antiguo de toda la comarca. Su fisonomía conserva un sabor muy genuino con un hábitat disperso.



Imagen aérea de Mecina, Mecinilla y Fondales


En la ladera que desciende hacia el río Trevélez se encuentra Mecina, Mecinilla y Fondales.


Mecina es el núcleo principal del antiguo municipio de Mecina-Fondales es el segundo pueblo más grande de La Taha. Podemos destacar su iglesia su trazo urbanístico perfectamente adaptado al terreno. También dispone de un manantial de aguagria.


Mecinilla es como un barrio muy cercano a Mecina, pero con carácter independiente. Aparece en la Edad Moderna como una agrupación de 15 ó 20 casas entre las que destacan las residencias de las familias más acomodadas.




Pero lo más interesante de este núcleo hay que buscarlo en Fondales, donde Gerald Brenan fijó su residencia de verano. Es el pueblo que está más en lo "hondo" (de ahí su nombre). Su arquitectura apenas ha sufrido cambios, lo que lo convierte en uno de los más puros. Tiene un magnífico puente medieval sobre el río Trevélez. El camino que lo atraviesa es la antigua ruta oficial desde Órgiva y da acceso a dos grandes aljibes. Así mismo hay una fuente de aguagria.

Un corto descenso a pie hasta el río da la oportunidad de contemplar los restos de un viejo molino árabe, considerado en su día como una de las obras más representativas de la arquitectura medieval de la zona.


Ferreirola, diminituvo de Ferreira, su nombre equivale a "pequeña mina de hierro". Casi oculta por su emplazamiento entre barrancos, sólo la torre de su iglesia nos advierte su presencia. La calidad de sus fuentes como Fuente Paula, Aguagria o La Gaseosa es excepcional. Esta última es única en la Alpujarra porque conjuga aguas ferruginosas con gas natural que aún siendo picante, no deja el sabor típico a herrumbre de las otras, por lo que es sumamente agradable al paladar y muy apropiada para tomar con las comidas, como hacen las gentes del lugar.


Fuente de la Gaseosa en Ferreirola


También este pueblo ha conservado viejas formas de otras épocas como antiguos tinaos y lavaderos públicos. Es una de las poblaciones que conforman el municipio de La Taha y se ubica entre barrancos, y al acercarnos a ella sólo la torre de la iglesia nos advierte su presencia.

Es conocida Ferreirola por la calidad de sus aguas. Alberga este núcleo una interesante casa-escuela para extranjeros, donde se enseña el idioma castellano, la historia y costumbres del pueblo andaluz, con especial dedicación al folklore y la gastronomía tradicional alpujarreña.


La era del Trance se ha recuperado como mirador para aquellos que quieran disfrutar de las maravillosas vistas del valle del río Trevélez y su paisaje que desde aquí se le brindan.



Por último, Atalbéitar o "barrio del veterinario" en árabe. Es un antiguo anejo de Ferreirola y juntos formaban un solo municipio. Situado bajo el poblado mozárabe de la mezquita de Busquistar, Atalbéitar permanece hoy como uno de los lugares que mejor han conservado el tipismo de la construcción en La Alpujarra. Algunos de sus manantiales tienen propiedades ferruginosas, que ocasionalmente son aprovechados en sus fuentes públicas.También es uno de los lugares más apacibles, bellos y fértiles.

La iglesia de Atalbéitar consta en una nave rectangular de pequeñas dimensiones en la que el presbiterio está ligeramente elevado y cubierto con una armadura de limas muy reformada. Adosada a la cabecera se encuentra la torre y sacristía, mientras que la sencilla portada se abre a los pies. Tras la cabecera se encuentra el cementerio.


El Chorrerón de Pitres




 

Fotografías y fuentes: Cees Cornelissen, Francisco López, Transversal Arte y Estrategia, Ayuntamientos, Diputación Provincial de Granada (Alpujarra Turística y Turgranada) Archivo editorial, Wikipedia y otros.

Tags:

228 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


LOGOCA-ALPUJARRA_01.png
bottom of page